La obesidad y su relación con la osteoartritis: cómo cuidar tus articulaciones 



La obesidad se ha convertido en una epidemia global que afecta a millones de personas en todo el mundo.1 Además de sus implicaciones en la salud cardiovascular y otros problemas de salud, la obesidad también está relacionada con el desarrollo de osteoartritis.2

En este artículo exploraremos esta relación y te ayudaremos dándote consejos acerca del cuidado que debes tener con tus articulaciones si tienes osteoartritis. 

Osteoartritis y obesidad como cuidar tus articulaciones   

Obesidad y osteoartritis, ¿cuál es su relación? 

 

La osteoartritis una enfermedad crónico-degenerativa que ataca a las articulaciones. Se caracteriza por el desgaste del cartílago, un tejido que actúa como amortiguador entre los huesos. A medida que el cartílago se deteriora, los huesos pueden rozar entre sí, causando dolor, inflamación y pérdida de movilidad.3 

Uno de los factores de riesgo que existen en la osteoartritis es la obesidad. Esta ejerce una presión adicional sobre las articulaciones de carga, como las rodillas y las caderas. El tejido adiposo en el cuerpo no es inerte; es metabólicamente activo y segrega proteínas inflamatorias que pueden contribuir al deterioro del cartílago y a la inflamación.4

Estudios médicos han demostrado que, por cada kilogramo adicional de peso corporal, el riesgo de desarrollar osteoartritis en las articulaciones de carga aumenta significativamente.5 Por lo tanto, es crucial abordar la obesidad como un factor de riesgo para la artrosis. 

Osteoartritis y obesidad como cuidar tus articulaciones   

Tratamiento y prevención para la osteoartritis 

 

Si ya padeces de obesidad y estás preocupado de los riesgos de la osteoartritis, existen medidas que puedes tomar para reducir la presión sobre tus articulaciones y prevenir la progresión de esta enfermedad.6 

  • Pérdida de peso: La pérdida de peso gradual y sostenible es esencial para cuidarse de la osteoartritis. Consultar a un profesional de la salud o un nutriólogo puede ayudarte a desarrollar un plan de alimentación saludable. 
  • Ejercicio: Incorporar actividad física en tu rutina diaria puede fortalecer los músculos que rodean las articulaciones y mejorar la movilidad. El ejercicio de bajo impacto, como la natación o el ciclismo, puede ser especialmente beneficioso para cuidarse de la osteoartritis. 
  • Fisioterapia: Un fisioterapeuta puede diseñar un programa de ejercicios y terapia manual para aliviar el dolor provocado por la osteoartritis y mejorar la función articular. 
  • Medicamentos: En casos de osteoartritis, un médico puede recetar medicamentos para controlar el dolor y la inflamación.  
  • Cirugía: En casos graves de osteoartritis, la cirugía puede ser necesaria, como la artroplastia de cadera o rodilla. 

La obesidad y la osteoartritis están conectadas, pero con el enfoque adecuado en la pérdida de peso y el cuidado de las articulaciones, es posible reducir el riesgo y mejorar la calidad de vida.  

Si estás luchando contra la obesidad, recuerda que consultar a un profesional de la salud es fundamental para diseñar un plan de tratamiento personalizado. La inversión en tu salud y bienestar puede marcar la diferencia en la prevención de la osteoartritis y el alivio del dolor articular. 

En caso de presentar alguna molestia como dolor articular, inflamación y falta de movilidad, acude con nuestros especialistas en osteoartritis. Haz clic en nuestro directorio médico y encuentra uno cerca de ti. Visita nuestro sitio en https://vivirsinlimites.com.mx/.  

Síguenos en nuestras redes sociales y conoce más acerca de la osteoartritis aquí: https://www.facebook.com/VivirSinDolorOA.  

 

Osteoartritis y obesidad como cuidar tus articulaciones   

 

Fuentes Bibliográficas 
  1. World Health Organization. (2017). Obesity and overweight. https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/obesity-and-overweight.
  2. Oliveria, S. A., Felson, D. T., Cirillo, P. A., Reed, J. I., Walker, A. M. (1999). Body weight, body mass index, and incident symptomatic osteoarthritis of the hand, hip, and knee. American Journal of Epidemiology, 150(5), 477-486.
  3. Arden, N., Nevitt, M. C. (2006). Osteoarthritis: Epidemiology. Best Practice & Research Clinical Rheumatology, 20(1), 3-25. 
  4. Berenbaum, F. (2013). Osteoarthritis as an inflammatory disease. Osteoarthritis and Cartilage, 21(1), 16-21.
  5. Grotle, M., Hagen, K. B., Natvig, B., Dahl, F. A., Kvien, T. K. (2008). Obesity and osteoarthritis in knee, hip and/or hand: An epidemiological study in the general population with 10 years follow-up. BMC Musculoskeletal Disorders, 9(1), 132. 
  6. McAlindon, T. E., Bannuru, R. R., Sullivan, M. C., Arden, N. K., Berenbaum, F., Bierma-Zeinstra, S. M., … & Underwood, M. (2014). OARSI guidelines for the non-surgical management of knee osteoarthritis. Osteoarthritis and Cartilage, 22(3), 363-388. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Detecta si tienes

OSTEOARTRITIS

Haz la prueba de movilidad en línea.
¡Es rápida, fácil y segura!

CLIC AQUÍ

Ir a la barra de herramientas