Osteoartritis y frío: cuida tus articulaciones en invierno



Imagina que tuvieras el don de predecir que mañana hará mucho frío sin la necesidad de mirar el pronóstico del clima. ¡Serías la envidia de los meteorólogos! Sin embargo, hay personas que pueden saberlo. Y curiosamente no guarda ninguna relación con la lluvia o con la caída de granizo. ¿Cómo lo saben? Porque son personas que viven con osteoartritis y les duelen las articulaciones.

Si tienes esta enfermedad y has sentido dolor al moverte cuando hace mucho frío, quédate a leer esta nota. Aquí exploraremos cómo se relaciona la osteoartritis con el clima invernal. Además, te daremos algunos consejos para cuidarte.

 

 

¿Por qué se produce la osteoartritis?

Antes que nada, tenemos que conocer cómo funciona esta enfermedad. La osteoartritis se produce cuando el cartílago protector que amortigua los extremos de los huesos se desgasta con el tiempo. Aunque puede dañar cualquier articulación, afecta más a las articulaciones de las manos, las rodillas, las caderas y la columna vertebral.1

Por lo general, las personas con osteoartritis tienen dolor y rigidez articular durante un período corto de tiempo. A estos pueden acompañarlos síntomas como la pérdida de flexibilidad, la inflamación o el tronido articular. Este padecimiento es la forma más común de artritis y afecta a millones de personas.

De acuerdo la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2019, alrededor de 528 millones de personas en todo el mundo tenían osteoartritis; un aumento del 113% desde 1990. Y cerca del 73% de las personas con artrosis son mayores de 55 años; el 60% son mujeres.2

Las causas detrás de la osteoartritis no sólo están vinculadas al paso de los años, también existen diferentes factores de riesgo que pueden provocarla. Por un lado, la genética, el sexo, la obesidad; por otro, el tipo de trabajo que ejerce el cuerpo o alguna lesión causada por deportes de alto impacto.3 Sin embargo, estos factores no son los únicos que pueden afectar a las articulaciones.

 

 

¿Cómo el frío te afecta si tienes osteoartritis?

El frío de por sí provoca que los músculos y tendones se tensen, perdiendo flexibilidad y ralentizando los movimientos. Esa rigidez puede llegar a manifestarse en una sensación de dolor o malestar en las articulaciones, especialmente aquellas que reciben constantemente carga, como las rodillas o la zona lumbar. Ahora imagina esto en una persona que tiene osteoartritis.

El Instituto de Reumatología de la Universidad de Viena dice que las bajas temperaturas pueden afectar a las articulaciones, ya que el frío puede aumentar la viscosidad del líquido sinovial, la sustancia que lubrica las articulaciones, haciendo que se vuelva más densas y menos eficientes4. Esto contribuye a la rigidez y al dolor que provoca la osteoartritis, que pueden empeorar durante el invierno.

Además del impacto en la viscosidad del líquido sinovial, la conexión entre el clima frío y la inflamación articular ha sido objeto de múltiples investigaciones. El Dr. Martínez, reumatólogo destacado, explica en su estudio reciente que las bajas temperaturas pueden desencadenar una respuesta inflamatoria en el cuerpo, exacerbando los síntomas de la osteoartritis.5

Esta respuesta inflamatoria puede afectar negativamente la calidad de vida de quienes padecen osteoartritis. Al abrir una puerta, subir escaleras, sentarse y levantarse de algún lugar, especialmente en los meses más fríos del año. Incluso puede deteriorar la calidad del sueño, impidiendo que las personas tengan un descanso reparador.

Para peor, en fechas como navidad y año nuevo solemos llenarnos de comida. Esto ocasiona que subamos un poco de peso. El problema es que mientras más peso se gane, más tendrán que cargar nuestras articulaciones, más desgaste habrá en ellas y más posibilidades hay de que aparezcan los síntomas de la osteoartritis.

 

 

¿Cómo prevenir la osteoartritis en épocas frías?

Aunque las condiciones invernales pueden ser desafiantes, hay medidas que las personas con osteoartritis pueden tomar para mitigar el impacto del clima frío en sus articulaciones:

 

 

La solución para el frío si tienes osteoartritis

 

Si eres un paciente que está acostumbrado a realizar caminatas a diario, o a realizar ejercicio semanalmente, lo ideal es seguir en moviéndote aun cuando haga frío. Mientras menos te muevas, más probabilidades hay de que sientas molestias en tus articulaciones. Por lo tanto, ponerse en modo hibernación durante el invierno es un error y una invitación a los síntomas de la osteoartritis.

Si las molestias causadas por la osteoartritis persisten en esta época de frío, consulta a uno de nuestros especialistas. Da clic en directorio médico y encuentra uno cerca de ti. Si quieres saber más información acerca de esta enfermedad, visita nuestro sitio en https://vivirsinlimites.com.mx/.

Síguenos en nuestras redes sociales y conoce más acerca de la osteoartritis aquí: https://www.facebook.com/VivirSinDolorOA.

 

Fuentes bibliográficas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Detecta si tienes

OSTEOARTRITIS

Haz la prueba de movilidad en línea.
¡Es rápida, fácil y segura!

CLIC AQUÍ

Ir a la barra de herramientas